lunes, 28 de noviembre de 2011

Multicausalidad

...ningún fenómeno de la realidad tiene una única causa, las relaciones causales constituyen una enorme trama y en esa inmensa red (con múltiples caminos y muchísimos elementos) sólo las conexiones más próximas (tanto en el tiempo como en el espacio) pueden asimilarse a una cadena lineal y unidireccional de causas y efectos. (Riedl, 1983)

domingo, 27 de noviembre de 2011

No dejes para mañana lo que puedas leer hoy

Si tu lees ellos leen

El poder de los cuentos



Cuentos, relatos y leyendas nos llevan a mundos irreales donde la tarea de educar a nuestros hijos resulta más fácil. No se trata de llegar a casa después de un día agotador y ponerse a LEER el cuento que nos reclama nuestro hijo, sino de COMPARTIR con él un apasionante mundo de fantasía. Ver cómo expresa su angustia ante la pócima de la bruja, sus deseos de llegar al castillo antes que el dragón, sus ansias de salvar a la princesa… y finalmente la recompensa de un final feliz.
La tarea más importante y más difícil de la educación de un hijo es la de ayudarlo a encontrar sentido a la vida. Son palabras de Bruno Bettelheim, educador, psicólogo infantil y autor de numerosas obras dedicadas al mundo de los cuentos. Según este autor, para obtener éxito en esta tarea educativa, es fundamental que los adultos que están en contacto más directo con el niño produzcan una firme y adecuada impresión en él y que le transmitan correctamente nuestra herencia cultural. Y la literatura infantil es la que posibilita esta labor.

Estrategias del deseo o trucos para leer




Contagiar el deseo de leer es como contagiar cualquier otra convicción profunda: sólo se puede conseguir, o mejor intentar, sin imposiciones, por simple contacto, imitación o seducción. No se trata de llenar ningún vaso –cerebro– vacío, sino de prender en una zarza el fuego que nos agita. Por el simple contacto de una llama. El mejor contagio/contacto es el ejemplo. Si nos preocupáramos menos por la lectura de los otros y más y con más rigor por nuestras propias lecturas, seguro que nuestro entusiasmo nos desbordaría y los más cercanos a nosotros advertirían esa plenitud que nos proporcionan los libros y quizás, quizás, otros intentaran alumbrar su propio ardor aprovechando alguna de las pequeñas chispas que desprende nuestra hoguera.( Tomado de Emili Teixidor en SOL)

martes, 22 de noviembre de 2011

La magia de la lectura

Consejos para que los padres consigan que sus hijos sean lectores entusiastas[1]
 
1. Leed también vosotros, padres y maestros
Para un niño que comienza su itinerario de lectura –también para todos aquellos que aún no han topado con la crisis adolescente, aunque no quieran reconocerlo- el ejemplo de sus padres y educadores es muy importante. Por eso deben veros leer pero siempre de un modo auténtico; no se trata de adoptar poses -¡nada de aparentar!- ni de fingir que se disfruta siempre que se lee porque no es cierto.
 
2. Tratad de que lean todos los días
Como toda destreza la lectura se perfeccionará si se ejercita frecuentemente. Algunas investigaciones abogan por al menos quince minutos diarios de lectura libre y espontánea como un abono infalible para el nacimiento del hábito y el gusto lector.
 
3. ¡Id de bibliotecas con frecuencia!
Todos los miembros de la familia deben tener su carné de las bibliotecas públicas... y debéis organizar excursiones familiares lúdicas y pausadas a estos centros sociales de lectura. Vivid experiencias emotivas de búsqueda de información y de lecturas de regazo. Que los chicos os vean seleccionar y llevar en préstamo vuestros propios materiales de lectura (¡no sólo libros!).
 
4. Regalad a vuestros hijos palabras bellas
...palabras poéticas, palabras solidarias, palabras literarias, palabras reflexivas, palabras, palabras, palabras... Será el mejor regalo que puedan recibir de sus padres y maestros y la ofrenda dejará en su imaginario y en su corazón una huella indeleble y única. Y no esperéis a que sean lectores o “mayores”; desde el seno materno el niño debe saborear el milagro de la palabra emotiva y gratuita.
A cualquier hora y en cualquier circunstancia –eso sí, siempre con autenticidad-, aunque el momento de acostarse parezca el mejor porque puede ayudar al niño a concluir el día con una sonrisa cálida en su imaginación que le abra la puerta de entrada a un universo onírico deslumbrante y enriquecedor.
¿Y qué hacemos cuando crezcan? ¡Seguid provocando encuentros “verbales”! Que os lean, que os cuenten, que os expliquen sus vivencias lectoras, que os sugieran lecturas, que os critiquen los textos que les han decepcionado... y aplicad la propiedad recíproca.
 
5. ¡Inmersión periodística!
La prensa debe estar presente en nuestros hogares y en nuestras aulas porque contiene un universo de posibilidades de crear experiencias de lectura ricas, críticas y polifónicas. Invitadles a buscar, a indagar, a perseguir datos, sucesos, personajes; incitadles a comprobar la veracidad de lo que leen; movedles a ser inconformistas con lo que les ofrecen los medios... Que busquen palabras, letras, gráficos, viñetas...
 
6. ¡La lectura, un presente fabuloso!
¿Por qué utilizar los libros como un “relleno” a los regalos de Navidad o cumpleaños? No esperéis a fechas especiales para regalar materiales de lectura. ¡Cualquier día es magnífico para regalar un libro como lo es para ofrecer un beso!
 
7. ¡...y un sublime privilegio!
Nunca utilicéis la lectura como un castigo (¡a tu cuarto a leer!) ni como un antídoto a la “teleadicción”. Positivizar siempre las cosas y haced de la lectura un privilegio y en algunos casos –¡no abuséis!- un premio: "hoy puedes acostarte más tarde para ller 15 minutos en la cama", o " Gracias a tu ayuda al recoger la cocina, puedo dedicarte un rato para leerte unos poemas".  
 
(Tomado de SOL)

lunes, 21 de noviembre de 2011

Existen tres tipos de personas: los visuales, los auditivos y los kinestésicos

Ahora veremos de qué manera funcionan las personas.
Existen tres tipos: los visuales, los auditivos y los kinestésicos.
 
Los visuales
Son aquellos que preferencian, de todo lo que ocurre en el mundo interno y externo, "lo que se ve".Son los que necesitan ser mirados cuando les estamos hablando o cuando lo hacen ellos, es decir, tienen que ver que se les está prestando atención.
Necesitan ser mirados para sentirse queridos, son las personas que dicen cosas como "mira...", "necesito que me aclares tu enfoque sobre...".
Hablan más rápido y tienen un volumen más alto, piensan en imágenes y muchas cosas al mismo tiempo.
Generalmente empiezan una frase y antes de terminarla pasan a otra, y así constantemente, van como picando distintas cosas sin concluir las ideas e inclusive no les alcanzan las palabras; de la misma manera les ocurre cuando escriben.

Los auditivos
Estas personas tienen un ritmo intermedio, no son ni tan rápidos como los visuales, ni tan lentos como los kinestés icos.
Son los que necesitan un "aha...", "mmm...", es decir, una comprobación auditiva que les dé la pauta que el otro está con ellos, que les presta atención. Además son aquellos que usan palabras como "me hizo click...", "escúchame...", "me suena...", palabras que describen lo auditivo.
Los auditivos piensan de manera secuencial, una cosa por vez, si no terminan una idea no pasan a la otra. Por eso más de una vez, ponen nerviosos a los visuales ya que estos
van más rápido, el pensamiento va más rápido. En cambio el auditivo es más profundo comparado con el
visual. Este último es más superficial, pero puede abarcar más cosas a la vez, por eso es también el que hace muchas cosas a la vez.

Los kinestésicos
Tienen mucha capacidad de concentración, son los que más contacto físico necesitan.
Son los que nos dan una palmadita en la espalda y nos preguntan "¿cómo estás?";además son los que se van a sentir atendidos cuando se interesen en alguna de sus sensaciones.
Usan palabras como "me siento de tal manera...", "me puso la piel de gallina tal cosa..." o "me huele mal este proyecto...".
Todo es a través de sensaciones.
Todos tenemos los tres sistemas representacionales y a lo largo de la vida se van desarrollando más uno que otros y esto depende de diferentes cosas: de las personas que tenemos alrededor, de la experiencia laboral, inclusive hasta de los docentes. Existen familias más visuales, más auditivas o kinestésicas.

¿Cómo somos cada uno de nosotros? ¿Cómo son nuestras familias?

sábado, 19 de noviembre de 2011

Afilar el hacha

"Hace muchos años, vivía un leñador en un gran bosque junto a su mujer y sus hijos. La vida les fue bien mientras había árboles cercanos y los talaba, vendiendo posteriormente la madera y ganando el dinero necesario para poder comprar alimentos y lo más básico para su familia. Podíamos decir que su vida era feliz…
Pero un día, un gran incendio calcinó todos los árboles a kilómetros a la redonda y nuestro leñador no pudo seguir cortando árboles cerca de su casa, por lo que decidió marcharse a trabajar a una empresa maderera que había en otro bosque cercano.
Al llegar, le preguntó al capataz si podía trabajar, garantizándole que cortaría árboles tan rápido como el más rápido de sus leñadores, pues lo había hecho toda la vida, al igual que su padre, su abuelo, su tatarabuelo… El capataz ante tales afirmaciones decidió darle trabajo y que se pusiera manos a la obra ya mismo. Le dijo que empezara por una zona y que como mínimo debía cortar diez árboles cada día. Dicho y hecho, el leñador agarro su hacha y empezó a cortar árboles, al final del día había cortado veinte árboles. El capataz no cabía en sí de gozo, aquello era increíble nadie cortaba tantos árboles como nuestro leñador…
El segundo día, el leñador cortó quince árboles en lugar de veinte, pese a dedicar el mismo esfuerzo y energía que el día anterior.
El tercer día, sólo cortó diez árboles, dedicándole incluso mucho más esfuerzo y energía que el primer y segundo día.
Al cuarto día, nuestro leñador sólo pudo cortar cinco árboles en toda la jornada… Se acercó a su capataz y con lagrimas en los ojos, le dijo que había hecho lo mismo de siempre incluso cada día se esforzaba el doble, pero cada vez tardaba más en cortar cada árbol, era como si no tuviera fuerzas…, el capataz lo miró fijamente, después miro su hacha y a continuación, le dijo: ¡buen hombre, cuánto hace que no afilas el hacha¡.”

Autoinstrucciones

Me gustaría recordar esta semana la importancia del control de la impulsividad, de la mejora de la atención y de la planificación cognitiva que los alumnos tienen que aprender a realizar. No se trata de que los niños/niñas hagan muchos ejercicios mecanicamente. AL final nos damos cuenta que no han interiorizado el razonamiento, que no han comprendido los problemas. Por eso, os recuerdo las autoinstrucciones de Meichenbaum para mejorar nuestra ayuda a nuestros hijos en los deberes.



domingo, 13 de noviembre de 2011

Cómo inventar un cuento cada día

Otro recurso que nos puede ayudar en nuestra Escuela de Familias

http://cuentosparadormir.com/content/page/como-inventar-un-cuento-genial-cada-dia-en-apenas-un-minuto

Cómo enseñar a los niños a odiar la lectura



Cuando estamos embarcados en la ardua travesía de ayudar a nuestros hijos a descubrir la magia de la lectura tenemos cierta tendencia a perder la perspectiva. Es como si en medio del océano de posibles itinerarios flotara una densa niebla que oscurece nuestro horizonte. Nos empeñamos en descubrir "qué hacer" para despertar en los pequeños el amor por la letra impresa y nos olvidamos de que es importantísimo tener en cuenta "qué tenemos que evitar" para tirar piedras contra nuestro propio tejado, chinas que muchas veces desbaratan todo el trabajo hecho.
En esta línea se concibieron las preclaras reflexiones de Gianni Rodari, un periodista y escritor italiano que encabezó la llamada Pedagogía de la Fantasía. Caminando de su mano sabia e irónica, en este artículo trataremos de ir reconociendo uno a uno algunos de esos vicios en los que incurrimos al enfundarnos la chaqueta de "hacedores de lectores".
Se trata de analizar algunos "errores de bulto"-como el oponer frontalmente el libro a la televisón o a los cómics, recordar machaconamente que en nuestra infancia leíamos más, transformar el libro en un verdadero instrumento de tortura, etc.- errores que, muy a nuestro pesar pero de forma indefectible, acaban por convertirse en «nuevas maneras de enseñar a los niños a odiar la literatura». (Tomado de Sol-e Autor: Kepa Osoro)

                                                   Sigue leyendo pinchando en la imagen.

Recursos para la lectura: Servicio de Orientación para la Lectura

Para empezar os invito a conocer y recorrer la página SOL Servicio de Orientación de LEctura.

Hay muchos recursos. Yo os propongo empezar por lo Nuevo de SOL

Iniciamos las charlas de la Escuela de Familias


Estimados padres:

Ya estamos preparados para comenzar, por segundo año, la Escuela de Familias.
Este año lo dedicaremos al tema de “Animación a la lectura en familia”.
Queremos preguntarnos qué podemos hacer en la familia para animar a nuestros hijos a leer.
Nos cuestionaremos  cómo podemos hacer, qué libros están indicados para cada edad y por qué la animación lectora puede ayudar a nuestros hijos  a mejorar su competencia escolar y para la vida.

En cada Colegio os iremos informando de las fechas y los horarios.

Nuestro objetivo es desarrollar las competencias para   promover el gusto por la lectura y la cultura.

Noviembre 
La magia de leer: Orientaciones para leer en familia
Propuestas de libros para Navidades
Enero

Lectura por edades  ¿Qué libros o temas interesan a los niños/as  según su edad?
Febrero
Lecturas: “Así es la vida”
Sobre la tolerancia a la frustración, la aceptación de la realidad y la esperanza.
 Marzo

Cuentos para sentir: la educación emocional a través de los cuentos.
Contar cuentos, leer historias y recitar poemas…
Mayo

La literatura infantil y juvenil
Lecturas para el verano

Aprender a afrontar los miedos en la infancia

Esta semana he charlado con algunas familias acerca de los miedos en la infancia. Miedos a la oscuridad, miedo a los profesores muy exigentes, miedo a equivocarse, miedo a los monstruos..

Los padres podemos y debemos ayudarles. Por un lado, podemos prevenir la aparición de ciertos miedos, con estos consejos:
b Utilizar una educación positiva, intentando evitar amenazas y castigos constantes, y sobre todo no usar el castigo físico
b Evitar asustar al niño, aunque sea de broma (sobre todo no asustar con la oscuridad)
b Vigilar siempre lo que ve en la televisión: no toda la programación infantil es “ inocente”
b Si el niño llora por la noche, calmarle primero a oscuras, para que no asocie miedo con oscuridad
b Enseñarle a solucionar las pequeñas dificultades de la vida diaria por sí mismo (no darle todo hecho, no evitar todas las frustraciones)
b Reforzar cualquier comportamiento de valentía por pequeño que sea
b No usar el miedo para controlarle ("si no obedeces viene el coco...")
b
Ser modelo de actuación: controlar nuestros miedos delante de ellos

Debemos recordar que los niños necesitan seguridad, protección y tranquilidad. Pero educarles en la sobreprotección tampoco es la solución, porque por sí misma causa inseguridad en los niños.
¿Y cómo podemos ayudarles a superar sus miedos cuando aparecen?
b Su miedo es real y debe respetarse, nunca reírse ni ridiculizar su temor
b No se debe ignorar
b No se debe forzar a pasar la situación temida de una manera brusca, deja que se acostumbre poco a poco al objeto temido o a la situación
b No se les debe mentir acerca de sus miedos, hay que ayudarles a superarlos con sinceridad, sino se sentirá engañado
b El objetivo final no es hacerlo “desaparecer” del todo, sino ayudar al niño a afrontarlo y superarlo
b No se les debe transmitir nuestros propios temores, enséñale a enfrentarlos
¿Y cuándo debemos preocuparnos por los miedos de nuestros hijos?
Por un lado, según la edad del niño ya hemos visto qué temores son los esperables a cada edad, y sabemos que suelen ser pasajeros. La manera más útil de diferenciar si es un miedo “simple” es el grado en el que el miedo interfiere en las actividades diarias del niño. Si el niño se está desarrollando normalmente en todos los restantes aspectos, lo más probable es que su conducta sea de un miedo simple. Si el miedo interfiere en actividades importantes, puede haber progresado y requiere atención médica especializada.

Las rabietas

Normalmente las rabietas tiene lugar porque los niños se obstinan en hacer algo que los padres no desean y que les impiden realizar. En esos momentos el comportamiento de los adultos será crucial. En nuestras manos estárá favorecer un berrinche o pararlo en seco.

Somos nosotros los padres lo encargados de poner límites al niño, de darle seguridad y de evitar inútiles etiquetas que no hacen más que cronificar el problema. " Eres un trasto" "Es muy majo pero muy cabezota" son etiquetas que lo único que consiguen es que el niño siga comportándose del mismo modo porque recibe demasiada atención. Si capta nuestra atención repetirá sin lugar a dudas lo que hace.

¿Qué podemos hacer para controlar de manera adecuada una rabieta? Aquí van algunas pistas.
- Ignorar las conductas que sean inapropiadas y no sean peligrosas, encaminadas únicamente a recibir nuestra atención.
- Expresar nuestro enfado de forma clara pero breve y siempre en primera persona para no culpabilizar ni etiquetar al niño. "Raúl me estoy enfadando mucho"
- Utiliza palabras cortas: "Basta". "Ya está bien". Resultarán más eficaces que largas explicaciones.
- Expresa tranquila y claramente tu intención de no atender su exigencia. "Raúl losiento pero no voy a comprarte los caramelos".
- Déjale bien claro que no le atenderás hasta que se calme pero sin hacer mención a la pataleta. "Sólo te escucharé cuando te calmes".
- Introduce una pausa en el discurso. Habla despacio.
- Aléjate de la situación si no puedes controlar tu enfado. Tómate un tiempo fuera si estás muy alterado o cansado.
-No te rías.

En el caso de que el niño corra peligro o pueda destruir algo:
- Sujétale y apartale de la situación.
- Expresa cómo te sienta por su conducta
- Intentar controlar tu tono de voz, tu fuerza y tu disgusto, así mostrarás más seguridad y poder resolver mejor ese momento.
- Dile lo que esperas en ese momento. No pierdas de vista tu objetivo.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Sobre la repetición de curso

Presento aquí un extracto de un artículo más amplio que he encontrado en  Universidad de padres:
"Es evidente que la repetición, sin otras medidas complementarias, sitúa al repetidor en un escenario académico parecido al que vivió en el curso en el que fracasó, agravado por los problemas emocionales de adaptación al nuevo grupo. Por tanto, según todos los expertos, para que la repetición tenga un efecto positivo es necesario que el estudiante reciba medidas adicionales que le ayuden a superar las dificultades concretas de aprendizaje a través de un Plan de Apoyo Individualizado. Si por el contrario, el alumno con un bajo rendimiento promociona automáticamente, sería preciso también un Plan de Medidas Complementarias, un tiempo especial con un profesorado de apoyo que le dé refuerzo en las materias no superadas, o la creación de grupos flexibles con programas adaptados y planes de seguimiento personalizado. Lo que implica que el centro educativo adopte innovaciones en organización y en metodologías más activas, con una evaluación continuada.
En suma y esta es nuestra propuesta, si es mucho más costoso y perjudicial repetir que no repetir un curso, y en ambos casos –para poder ayudar a los alumnos con dificultades de aprendizaje– necesitamos un Plan de Apoyo, es mucho mejor llevarlo a cabo en el curso correspondiente a la edad del alumno, sin necesidad de que repita. Esta es, precisamente, la gran diferencia y el valor añadido que aportan los sistemas educativos centrados en el alumno, como el de Finlandia. Porque, desde los primeros cursos previenen las dificultades y actúan reforzando la acción didáctica del profesorado con medios y medidas para evitar -en todo lo posible- que el alumno fracase y repita curso. Y, esto, en mayor medida en la Educación Primaria, pues, cuanto antes actuamos mayor serán los resultados positivos posteriores.
El sistema educativo de estos países da una respuesta más eficiente al fracaso escolar y a la crítica planteada por los alumnos de la Escuela de Barbiana, cuando escribieron que al “expulsar” generalmente a los alumnos más necesitados de educación de las aulas, “la escuela parece un hospital que cura a los sanos y rechaza a los enfermos”.

Tomado de Universidad de Padres Pedro Molino Tutor de UP.
Ver enlace

Aprendizaje basado en proyectos + ideas

ABP y proyectos de comprensión from alju37